miércoles, 29 de julio de 2015

Armand Rassenfosse. Bélgica (1862-1934)

















Pintor, artista gráfico e ilustrador autodidacta.
Su obra maestra está constituida por las ilustraciones que realizó para Las flores del mal de Charles Baudelaire.
Nació en Lieja. Durante varias generaciones su familia llevó adelante una tienda de venta de artículos para el hogar y objetos decorativos: cristalería, porcelana, bronces y alfombras orientales.
En los últimos años de su educación secundaria viajó a Namur a continuar con sus estudios y vivir con su tío, quien le obsequió unos grabados de Félicien Rops que pertenecían a su colección. Rassenfosse, que ya se había interesado en el arte debido a su entorno familiar, mostró una creciente inquietud por el grabado.
Concluidos sus estudios, vuelve al negocio familiar.
En esa época entabla amistad con Auguste Donnay, quien había sido contratado por su padre como decorador. A través de él, tomó contacto con algunos estudiantes de la Academia de Bellas Artes de Lieja.


Armand Rassenfosse. Ex libris para E. R.


En 1882 colaboró con una serie de dibujos, firmados bajo el seudónimo Zig, para la publicación satírica La Frondeur y comenzó a experimentar con el grabado empleando herramientas rudimentarias.
En 1884 conoció a Adren de Witte, un profesor de la Academia de Bellas Artes de Lieja, quien lo anima a probar nuevas técnicas, incluido el pirograbado. Ese mismo año realiza su primera pintura.
En 1886 comienza a colaborar con ilustraciones para la revista Wallonia.
Un año después, en 1887, presentó su trabajo a August Bénard quien acababa de fundar su editorial en Lieja. Rassenfosse realizó numerosos trabajos para esta casa editorial, muchos de los cuales constituyen los más importantes de su producción.


Armand Rassenfosse. Ex libris para Hans von Winiwarter.


Armand Rassenfosse. Ex libris para Hans von Winiwarter.


A los veinticinco años viajó a París por cuestiones relacionadas con el negocio familiar. Allí conoció a Félicien Rop que se encontraba en el apogeo de su carrara y que había sido su primera inspiración. Ese fue el comienzo de una larga amistad entre dos hombres que compartirían la misma búsqueda en la maestría técnica del grabado. Esta búsqueda lo llevará a convertirse en uno de los más distinguidos grabadores por su dominio de la técnica.
Alrededor de 1890 desarrolló una nueva fórmula para las tintas especiales para grabado. Esta tinta podía disolverse para exponer el metal de la placa.
Rops había sido uno de los primeros en adoptar la técnica del barniz blando para el aguafuerte, utilizando distintos tipos de papel con la misma placa. Rassenfosse trabajó con él en el desarrollo de un barniz blando especial que permitía volver a trabaja la placa calcográfica dibujando con crayón para su posterior transferencia fotomecánica.
La fórmula fue denominada Ropsenfosse y concluyó su desarrollo en 1892. Más tarde, Rassenfosse fue, posiblemente, el primero en realizar impresiones a color mediante la utilización de barniz blando y dos o más placas.
 

Armand Rassenfosse. Ex libris para Henri Liebrecht.


Armand Rassenfosse. Ex libris para Herzog Céza.


Armand Rassenfosse. Ex libris para J. G.


A la edad de veintiocho años, Rassenfosse decidió dejar el negocio familiar para dedicarse por completo al arte. Bénard, para quien trabajaba, lo introduce en las técnicas litográficas.
En 1896 se convierte en aprendiz de Jules Chéret, un litógrafo destacado por la alta calidad de sus carteles artísticos para la casa Chaix de París. Ese mismo año exhibe sus trabajos en el Tercer Salón de La Libre Esthetique en Bruselas. A partir de entonces su fama continuó creciendo, con más exposiciones y comisiones, en particular para diferentes publicaciones.
En 1895 ilustró el catálogo para los grabados de Rop publicado por Eugene Rodrigues.
Entre 1899 y 1901 emprendió un contrato con Rodrigues y la Société des Cent Bibliófilos para ilustrar Las flores del mal de Charles Baudelaire. Para el libro compuso ciento sesenta aguafuertes a color. Se realizó una tirada de solo cinto treinta ejemplares.
Este trabajo no solo se constituye en la obra más importante de Rassenfosse sino que está considerado como uno de los más importantes en el terreno de la ilustración de libros.
Fue nombrado secretario de la Sección de Bellas Artes en la Exposición Internacional de Lieja en 1905 y miembro del comité administrativo de la Academia de Bellas Artes.
Participó en diversas exposiciones internacionales. A la muerte de Bénard en 1907 tuvo que asumir mayores responsabilidades en la imprenta, lo que le dejó menor tiempo para dedicarse a su arte.
En esta etapa comenzó a trabajar con óleo sobre cartón. Muchas de las pinturas de este período muestran mujeres son, generalmente, desnudos en ambientes íntimos y también bailarines inspirados en los escenarios de Diaghilev o en el estilo de Isadora Duncan.
Antes del fin de la Primer Guerra Mundial, Rassenfosse continuó sus investigaciones sobre nuevas técnicas de grabado y con la producción de ex libris, además de su trabajo como ilustrador de libros.


Armand Rassenfosse. Ex libris para Madame Charles de Fernbach.
  

Armand Rassenfosse. Ex libris para Raymond Keon.


Armand Rassenfosse. Ex libris para su biblioteca.
ARS LONGA VITA BREVIS


Armand Rassenfosse. Ex libris para M. Gras Vila.





No hay comentarios:

Publicar un comentario