martes, 19 de junio de 2018

VIRGIL SOLIS. Alemania (h.1514-1562)



Fue dibujante, xilógrafo y aguafuertista; su origen y formación son muy poco conocidos. Probablemente fuera hijo de un pintor que desarrolló su actividad en la ciudad de Núremberg.
En el año 1539, se convirtió en maestro y a pesar de que a menudo firmaba como pintor, no se conocen evidencias de su carrera.
Fue uno de los grabadores más prolíficos de Núremberg; creó cerca de dos mil dibujos y grabados, doscientos de los cuales ilustran historias bíblicas que fueron publicados en once ediciones entre 1562 y 1606.
Sus impresos se vendieron tanto como ilustraciones de libros o como estampas sueltas.
Realizó, además, dibujos ornamentales y grabados que fueron utilizados por diversos artesanos como modelo para la decoración de muebles, frisos arquitectónicos, vajilla, joyería y armas blancas. La combinación de formas animales y vegetales en estos diseños significó una alternativa a la utilización de los motivos clásicos.
Su monograma llegó a identificar toda la producción que salía de su taller, más que a sus propios trabajos.




Virgil Solis. Ex libris para O H L.


Virgil Solis. Posible ex libris para la familia Schnöd.


Virgil Solis. Escudo de armas para propietario no identificado.



viernes, 15 de junio de 2018

ANTONIO ALICE. Argentina (1886-1943)



Pintor.
Nació en Buenos Aires en el seno de una familia muy humilde.
Para ayudar a su padre trabajó como lustra botas, alternando el trabajo con la realización de dibujos de pequeñas figuras y escenas que observaba o copiaba.
Cuando uno de sus clientes, Cupertino del Campo, vio sus trabajos, decidió presentarlo con el maestro Decoroso Bonifanti, un pintor italiano con el que Alice iniciará una profunda amistad que durará toda su vida. Permaneció en su taller durante seis años y en 1904 se presentó al Concurso Nacional, obteniendo el Premio Roma que, mediante una beca, le permitió estudiar en Europa.
Ese mismo año viajó con su maestro y amigo a Italia e ingresó en la Real Academia Albertina de Turín en la que estudió con los maestros Giacomo Grosso, Andrea Tavernier y Francesco Gilardi. Durante sus cuatro años de estudio la Academia le concedió tres Medallas de Oro.
En 1910 regresó a Buenos Aires y obtuvo el Primer Premio en el Certamen Internacional del Centenario con su obra La Muerte de Güemes. Esta primera obra histórica fue adquirida por la Legislatura de la Provincia de Salta.
En 1911 obtuvo el Premio Adquisición en el Primer Salón Nacional de Primavera por su obra “Retrato de la Señora A. B. P.” (Pagneaux), actualmente en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires.
Su consideración acerca de que los pueblos deben conocer su historia, lo llevó a realizar obras como “San Martín en Boulogne-sur-Mer”, “Argentina, tierra de promisión” o “Los Constituyentes de 1853”, grandes telas de una cuidadosa construcción y de exaltación patriótica.
En 1914 obtuvo la Medalla de Plata en el Salon des Artistes Français.
En 1915 le otorgaron la Medalla de Honor en la Exposición de San Francisco en California.
Su obra ha sido expuesta en numerosas muestras en Buenos Aires, Río de Janeiro, Madrid, Turín, Génova, Roma, Venecia, París y Múnich.

Es de destacar el diseño que realizó para el ex libris de Juan Pedro Ramos, educador, escritor, jurista y juez, quien difundió en nuestro país las ideas de la escuela positivista.



Antonio Alice. Ex libris para Juan Pedro Ramos.



miércoles, 11 de abril de 2018

HANS SEBALD BEHAM. Alemania (1500-1550)




Impresor, grabador, diseñador y pintor.
Sebald y su hermano Barthel, junto a Georg Pencz, Heinrich Aldegrever y Albrecht Altdorfer, fueron conocidos como los Pequeños Maestros. Todos ellos grabadores, activos en la primera mitad del siglo XVI. Recibieron este apelativo a partir de la habilidad que demostraron en la realización de grabados en pequeño formato. Las estampas que produjeron no superaban los 150 mm de lado. En sus grabados abordan diferentes temáticas: mitología, pasajes del Antiguo Testamento o escenas de la vida cotidiana, muchas veces cargados de cierto erotismo.
Los hermanos Beham destacaron como seguidores de la Escuela de Núremberg y participaron activamente en los talleres de Dürer y Pencz.
Sebald produjo alrededor de doscientos cincuenta y dos grabados al buril, dieciocho aguafuertes y mil quinientas xilografías, algunas de las cuales son del tamaño de una estampilla de correos. Las obras más pequeñas fueron publicadas por él mismo; además, realizó impresiones de naipes, escudos heráldicos, papeles para paredes, diseños para vitrales e ilustró dos libros de oraciones.
Hacia el final de su vida reinterpretó muchos grabados de Dürer.
En su ex libris personal incluye en el blasón los tres escudos, símbolo de la cofradía de los artistas.

En 1525 fue expulsado de su ciudad natal (Núremberg) junto a su hermano y a Georg Pencz. Se los acusó de herejía, blasfemia y desacato a la autoridad. Se los llamó los pintores ateos pero en pocos meses se les permitió regresar.

En su época, se lo conocía como Sebald Beham, nombre que consta en documentos firmados por él. El nombre Hans proviene de una interpretación errónea del monograma que utilizaba para firmar sus obras; superponía las letras SB sobre una H. Esta H corresponde a la segunda sílaba de su apellido y no al nombre Hans que, por lo tanto, resulta incorrecto.
Hasta 1532 el monograma que utilizaba lo integraban las letras SPH, la P simboliza su apellido en el período de Núremberg: Pejam. Con este monograma están firmados sus diseños de naipes.



Hans Sebald Beham. Ex libris para su biblioteca.



Hans Sebald Beham. Escudo de armas para Albrecht de Prusia.





Hans Sebald Beham. Escudo de armas para propietario no identificado.



Hans Sebald Beham. Ex libris para Maurus Hartman.



Taller de Dürer, atribuido a Hans Sebald Beham. Ex libris para Héctor Pömer.



Hans Sebald Beham. Diseño para naipe.
Nótese el monograma SPH.





jueves, 1 de marzo de 2018

HANS HOLBEIN, el joven. Alemania (1497/8-1543)



Pintor, ilustrador e impresor.
En sus comienzos su arte fue próximo al de su padre, no obstante muy pronto se desvinculó del taller de Augsburgo.
En 1514 viajó a Basilea e ingresó como aprendiz en el taller de Hans Gerbster. Permaneció en la ciudad durante más de diez años; realizando frescos para el Ayuntamiento e ilustrando libros, entre ellos la serie de grabados en madera titulada La danza de la Muerte (1523-26). También allí pintó diverso retablos.
Holbein fue uno de los retratistas más importantes del siglo XVI, produjo arte religioso, sátira y propaganda reformista y contribuyó significativamente al desarrollo del diseño del libro.
También realizó xilografías y diseños para vidrieras y piezas de joyería.
Su fama europea es el resultado de su contacto con los círculos literarios humanistas. Pintó varios retratos de Desiderio Erasmo de Rotterdam y entabló relación con Tomás Moro en su primera visita a Inglaterra, entre 1926-28.


Hans Holbein. Ex libris para Christof Froschover.


Para sus retratos realizaba un minucioso trabajo preparatorio, ejecutando numerosos dibujos de la figura solitaria con tizas de colores. Poseedor de una gran agudeza de observación, ponía especial atención a las texturas de las superficies para representarlas con detalle.
En su segunda visita a Londres, en 1532, el éxito de sus retratos de mercaderes y diplomáticos hizo que su fama llegara a la corte. Los embajadores (1533) representa a los franceses Jean de Dinteville y Georges de Selve y muestra la capacidad de Holbein para situar a sus modelos en un contexto a la altura de sus pretensiones sociales e intelectuales.
La primera versión del retrato de Enrique VIII es una alegórica pintura mural que representa al monarca, a sus padres y a su tercera esposa.


Hans Holbein. Ex libris para Emil Sipmann.


Otros retratos de sus últimos años en Inglaterra comparten características: la figura de medio cuerpo sobre un fondo neutro, el cuidado por la minuciosa fisonomía y una vivaz descripción del carácter, los detalles de las vestimenta, la colocación de las manos y, algunas veces una inscripción, identifican a la persona y su jerarquía.
La calidad técnica de su obra ha sido inigualable y su estilo influyó sobre la retratística inglesa durante más de medio siglo después de su muerte.

Hans Holbein.

martes, 30 de enero de 2018

JUAN ALBERTO ARJONA. Argentina, 1959



Nació en Santa María, Catamarca, Argentina; en 1959
En 1985 egresó de la Escuela Nacional de Bellas Artes Manuel Belgrano como Maestro Nacional de Dibujo.
En 1988 egresó de la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón como Profesor Nacional de Grabado y Dibujo.
En 1992 egresó de la Escuela Superior de Bellas Artes Ernesto de la Carcova como Profesor Superior de Grabado.
Realizó cursos de fotografía con el Profesor Eduardo Gil en Estímulo de Bellas Artes y de Restauración de Papel y Encuadernación en el Instituto de Restauración.
En 1998 cursó el Seminario de Post Grado La Obra Gráfica Hoy: de la Impronta Grabada a la Impronta Digital, en la Universidad de Barcelona, España.
Ha participado en numerosas exposiciones nacionales e internacionales.
Recibió importantes distinciones entre la que se destaca el Primer Premio en el Salón Nacional de Grabado de Buenos Aires, Argentina, en 2005.

En 2013 participó del curso-taller Historia, identificación y catalogación del ex libris, realizado en el Auditorio David Viñas del Museo del Libro y de la Lengua de la Biblioteca Nacional Argentina, dictando el taller de Huecograbado.
En 2014 participó del curso-taller Ex Libris. Historia, tipología y técnica, realizado en el Auditorio David Viñas del Museo del Libro y de la Lengua de la Biblioteca Nacional Argentina, dictando el taller: La técnica del huecograbado en los ex libris.

Durante los últimos veinte años se ha dedicado a la creación de marcas de biblioteca utilizando distintas técnicas tradicionales de grabado, las que transitan por el aguafuerte, el aguatinta y la xilografía (en especial la técnica del taco perdido).
Su destreza como grabador le permite lograr una potencia cromática en cada uno de sus ex libris, eludiendo el clásico sistema de iluminar, consiguiendo que el color sea el protagonista.
Sus estampas ocupan un lugar de privilegio en importantes colecciones de todo el mundo, solo comparables a los trabajos realizados en el período de oro del ex libris.


Juan Alberto Arjona. Ex libris  para Adam Mickiewicz.


Juan Alberto Arjona. Ex libris  para Adriana Monteros


Juan Alberto Arjona
Ex libris  para la Asociación Madres de Plaza de Mayo


Juan Alberto Arjona. Ex libris  para Blas Eliseo Rodríguez


Juan Alberto Arjona. Ex libris  para Helena Gómez Gavinoser


Juan Alberto Arjona. Ex libris  para Helena Gómez Gavinoser.


Juan Alberto Arjona. Ex libris  para José Hernández (In memoriam)


Juan Alberto Arjona. Ex libris  para Kelly Gavinoser.


Juan Alberto Arjona. Ex libris Laima Abraityte.


Juan Alberto Arjona. Ex libris  para Lucyna Stepinska.


Juan Alberto Arjona. Ex libris  para la Biblioteca Pública Municipal de Gliwice, Polonia.


Juan Alberto Arjona. Ex libris  para su bilioteca.


Juan Alberto Arjona. Ex libris  para su biblioteca.


Juan Alberto Arjona. Ex libris  para el Rotary Club de Aqui Terme, Italia.



sábado, 11 de noviembre de 2017

ALBRECHT DÜRER. Alemania (1471-1528)


















Pintor y grabador.
Nació en Núremberg, hijo de un destacado orfebre de esa ciudad y desde muy joven se interesó por cuestiones relacionadas con el oficio paterno.
Es el artista más famoso del Renacimiento alemán, conocido no solo por sus pinturas y grabados sino también por sus escritos sobre arte.
Sus grabados alcanzaron tal difusión que no solo influyeron sobre artistas posteriores como los Nazarenos en el siglo XIX, también lo hicieron sobre los Expresionistas alemanes de principios del siglo XX.
Entre 1483 y 1486 se formó, como aprendiz, en el taller de su padre.
Más tarde ingresó al taller del artista Michael Wolgemut. Allí aprendió todo lo relacionado con la técnica xilográfica y también realizó diversas pinturas. Su labor como grabador en madera resulta tan importante como su obra pictórica.
Al concluir sus estudios realizó un viaje que lo llevó por diversas ciudades alemanas hasta arribar, en 1494 a Venecia, ciudad a la que regresó en 1505. Allí permaneció hasta 1507, se nutrió de las influencias de Andrea Mantegna y de Giovanni Bellini y asimiló los principios del Humanismo.


Albrecht Dürer, Ex Libris para Lazarus Splenger.




Durero se propuso crear un modelo capaz de combinar el interés empírico por los detalles naturalistas, propio del gótico alemán, con los aspectos más teóricos del arte italiano.
Antes de su último viaje a Italia, ya había establecido un taller en Núremberg, en el que se dedicaba a la pintura y al grabado. En esta etapa se ubican sus grabados sobre El Apocalipsis, La Gran Pasión y la Vida de la Virgen que, si bien son convencionales en su temática, resultan revolucionarios en cuanto a su concepción y complejidad técnica.
Después de su segunda estancia en Italia, pintó algunas obras de grandes dimensiones como El martirio de los diez mil y Adán y Eva, pintura clave de su creación artística.
En 1512 fue nombrado pintor de la corte por el Emperador Maximiliano I, de quien realizó varios retratos. También manifestó un gusto personal por realizar autorretratos, lo que muestra su interés renacentista por el hombre y por el artista.
Del período 1513-1514 destacan sus grabados de temas imaginativos El caballero, la muerte y el diablo, San Jerónimo en su estudio y la Melancolía I, su obra más importante como grabador, una compleja alegoría sobre las dificultades con las que tropieza el artista en la realización de su obra.


Albrecht Dürer. Ex Libris para propietario no identificado.


Desde 1507 hasta su muerte tomó notas y realizó dibujos para su tratado más conocido: Vier Bücher von menschilcher proportion (Cuatro libros sobre las proporciones humanas) publicado después de su muerte, en 1528.
Durante los últimos años de su vida se centró en la ejecución de un retablo para su ciudad natal: Los cuatro apóstoles. En esta obra de grandes dimensiones podemos apreciar un colorido intenso, síntesis del trabajo de toda su vida y, en particular, de sus numerosos estudios sobra las proporciones y la monumentalidad de la figura humana.
Son también de suma importancia sus dibujos de plantas y animales, sus acuarelas de paisajes pintadas en sus diferentes viajes y sus dibujos de gentes y lugares de los Países Bajos que constituyen un testimonio histórico inapreciable.
Produjo y distribuyó sus grabados con una sagaz visión comercial. Las imágenes a buril las grababa personalmente, hasta el último detalle y con una técnica perfeccionista y las vendía a precios elevados. Paralelamente sus xilografías, generalmente de tema religioso, eran grabadas en tacos de madera por talladores profesionales. Debido a su menor costo y a que permitían tiradas mayores, eran más asequibles y llegaban a los talleres de otros artistas.
 

Albrecht Dürer. Ex Libris para Wilibald Pirckheimer.


Albrecht Dürer. Ex Libris para Jerónimo Ebner.


Albrecht Dürer. Ex Libris para Johan Scherter.