martes, 20 de marzo de 2012

Catalogo/ Ex Libris y Carteles Modernistas

El Movimiento Modernista
A comienzos del siglo XX, el Modernismo se difundirá rápidamente entre las artes gráficas, en especial en el terreno del cartel y de la ilustración de libros y revistas.
Esto, impulsará al diseño de nuevos tipos para imprenta, con características que dejarán una fuerte impronta estética.
Con marcadas influencias del Rococó, es un movimiento que se opondrá a lo clásico o establecido hasta finales del siglo XIX. Con sus formas estilizadas y redondeadas adoptará como figura principal a la mujer.
Dos acontecimientos influirán sobre el desarrollo de las artes gráficas, la industrialización a gran escala, que necesitará comunicar los beneficios de sus productos y, por otro lado, la invención de un nuevo método de impresión, el litográfico, realizado por primera vez en Austria por Alois Sefefelder en 1798.
En 1858, el francés Chèret, realizó su primer diseño litográfico en color.
En Francia, el Modernismo será conocido como Art Nouveau, y se inspirará en estilos exóticos como los orientales.
Su mayor exponente será el checo Alphonse Mucha, quien desarrolla una estética sensual, en la que las alhajas y los elementos suntuarios estarán enmarcados por una línea perimetral definitoria, que pronto será imitada por otros artistas.
En el plano de la ilustración, pronto se detacarán diseñadores de diferentes países que aportarán distintos elementos vernáculos. Artistas de la talla de los ingleses Aubrey Beardsley y Charles Mackintosh, los españoles Alexandre de Riquer y Ramón Casas, o los austríacos Koloman Moser y Gustav Klimt, que producirán una revolución que alcanzará a teñir muchos de los motivos que se emplean en el diseño gráfico de nuestros días.

Movimiento Modernista - Ex Libris y Carteles - Investigación Daniel Salaverria - Walter Núñez


Autor desconocido
para Hermann Behr
Gran Bretaña
 
Ex-Libris Modernista
El ex libris es una marca de posesión que se adhiere en el revés de la cubierta de los libros manuscritos o impresos, indicando la biblioteca de personas o instituciones a las que el volumen pertenece.
Este tipo de marcas fue hasta el siglo XIX prácticamente ilustrada con motivos heráldicos, pero con la industrialización, el libro  pasa a popularizarse y las bibliotecas a las que accede la burguesía requerirán distintivos para sus libros.
La influencia estilística en las marcas de biblioteca, es de un efecto inmediato en cada uno de los movimientos artísticos, anticipándose casi siempre a otras manifestaciones del arte que estuvieron atadas a una concepción más tradicional.
Es precisamente que el modernismo, o si aplicamos la denominación de antiacademicismo, que además describe su finalidad u objetivo, será el mejor exponente en los albores de 1900 para la representación de alegorías que describirán los pensamientos de los propietarios de las bibliotecas y sus ideales o aspiraciones. A la expansión industrial se suma, en este período, la difusión de los ex libris en publicaciones y exposiciones que alientan al coleccionismo, a partir del intercambio entre autores y colectores.
Alemania y Austria, poseedoras de una gran tradición impresora, estarán a la cabeza de este tipo de marcas, Willy Ehringhausen, Alfred Cossmann, Mathilde Ade, Koloman Moser, entre muchos otros, serán los grandes exponentes del género.
Pero es de Gran Bretaña desde donde se propagarán las ideas estéticas de William Morris (1834 -1896) que serán introducidas en España por Alejandro Riquer, quien tendrá sus mayores seguidores en figuras como las de José Triadó Mayol y Joaquin Renart, quienes sentarían las bases del ex libris moderno catalán, produciendo más de medio millar de marcas.
Toda Europa tiene sus representantes dentro del ex librismo, cada uno trata de imponer su estética y se van así sucediendo influencias entre artistas que, además, son los grandes ilustradores de los libros que circulaban por todo occidente.
En Italia un grupo de xilografístas encabezados por Adolfo De Carolis, Antonello Moroni, Alfredo Baruffi , Alberto Zanverdiani y Giulio Cisari, logran introducir una estética rústica y simbolista que dominará la ilustración bibliográfica en su país en las primeras décadas del siglo XX.














Catálogo Ex Libris y Carteles Modernistas - Buenos Aires Argentina


Henry Ospovat (1877-1909)
para James y Maud Robertson 

Gran Bretaña, 1898 
Henry Ospovat (1877-1909)
 para Arthur y Jessie Guthre
Gran Bretaña 1898






















Sobresalen, en Inglaterra, Henry Ospovat , Robert Anning Bell y Jessie King, con un estilo refinado y seguro que marcará la estética de las mejores ediciones del libro Británico del período.
Bovard Fortuné, aunque de una vertiente francesa, es suizo como Alfred Soler, excelente aguafuertista que ha diseñado muchas marcas destinadas solamente para el intercambio.
Adfred Peter, también suizo, es un exlibrista que se distingue por sus paisajes resueltos con una paleta sin estridencias, plasmada en xilografías de colores pálidos y de una impecable impresión, que parece detener el tiempo.
Norteamérica tiene su representación en las figuras de Joseph W. Simson y Anslie Hewett, quienes también tendrán una extensa producción.















Catálogo Modernismo - Investigación Daniel Salaverria - Walter Núñez



















Koloman Moser (1868-1918) para Otto Zuckerkandt - Austria




































Alexandre de Riquer (1856-1920) para Joan Subirachs - España, 1904

Si bien no se dedicaron exclusivamente a esta materia, se conocen trabajos de importantes artistas como Alphonse Mucha, Koloman Moser y Gustav Klimt, tres protagonistas del modernismo que han revolucionado las artes gráficas.
Respecto a lo estrictamente formal, en este movimiento prevalecen las líneas curvas entrelazadas, evocando motivos vegetales o cintas ondulantes, por lo que al Art-Noveau se lo conoció con el nombre peyorativo de estilo tallarín.
Las composiciones son en general saturadas de ornamentación, dando lugar a suponer que se tenía temor a dejar espacios vacíos.
En los exlibris modernistas, a pesar de la amplia variedad de afluentes, se pueden diferenciar claramente dos elementos, el motivo central de la marca y el ornamento propiamente dicho. Este último será de tal importancia, que prevalecerá, aún, sobre la idea central del ex-libris.


Gustav Klimt (1862-1918) 
para die Vereinigung 
bildender Künstler österreichs
 Secession - Austria, 1897
El Cartel
Los carteles nacen en el siglo XV con la introducción de la imprenta; los primeros no estaban ilustrados, pero en los siglos siguientes, incluirán pequeños grabados xilográficos.
Se considera al francés Jules Chèret como el padre del cartel moderno, con un lenguaje sintético y gritón. Realizó su primer anuncio para una obra de Sarah Bernhardt, a los que siguieron alrededor de mil diseños más.
Su obra se inspira en los maestros de la pintura barroca, marcando un camino más artístico que publicitario.
Otra innovación, es la preponderancia de la figuración sobre el texto, al que solo dejaría una función explicativa y de menor importancia. 
Las imágenes serán, a partir de este momento, en lugar de escenas realistas, figuras idealizadas que realzarán la belleza de la mujer, su vitalidad y sus movimientos; factores que atraerán la atención sobre lo que se querrá comunicar.
El método de Chèret se extendió rápidamente por toda Europa y América, y fue aplicado no solo a anuncios teatrales, sino también, a todo tipo de productos, apelando directamente a los sentidos, por su poder visual.
La necesidad de conocimientos estéticos, atrajo a algunos representantes del Art Nouveau, como Toulouse-Lautrec, quien pronto introdujo cambios, como es el uso de grandes superficies planas que producirían mayor lectura a la distancia.
Entre los mayores representantes del cartel modernista se encuentran el suizo-francés Théophile-Alexandre Steilen, el inglés Aubrey Beardsley, el checo Alphonse Mucha, las hermanas escocesas Frances y Margaret MacDonald, el estadounidense Will Bradley, el austríaco Gustav Klimt y el holandés Jan Toorop Van de Velde. 
Dentro de la corriente barcelonesa, se destacó Ramón Casas, autor de los célebres carteles de Anís del Mono, Codorniu y Cigarrillos París, todos trabajos premiados, en los que desarrolla un lenguaje sencillo, llamativo y sumamente eficaz desde el punto de vista de la comunicación. 
Otras figuras como las de los catalanes Alexandre de Riquer y Santigo Rusiñol se destacarán por su versatilidad en distintas ramas del arte, y fuera de las artes gráficas.




















Arriba: Modernismo - Catálogo - Investigación Daniel Salaverria - Walter Núñez
Izquierda: Alexandre de Riquer (1856-1920) Salón Pedal - España 






























Théophile Alexandre Steinlen (1859-1923) Affiches Charles Verneau - Suiza-Francia

Alphonse Mucha (1860-1939) Waverley Cycles - República Checa















Catalogo "Modernismo, Ex Libris y carteles. Argenitna - Sepia Arte Sudamericano




Interior del catalogo de Ex Libris y Carteles modernistas







Sepia-Arte Sudamericano
Av. Corrientes 2063
9º piso - of. 103
C1045AAC
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Argentina

E-mail: info@sepia-arte.com.ar
T.E.: (54 -11) 4951-5116



No hay comentarios:

Publicar un comentario